¿Acné en la edad adulta? La solución está en tu cocina

La aparición de acné en la edad adulta podría no ser tan común pero, lo creas o no, una buena parte de la población mayor de 18 años (más de 90 millones a nivel mundial) lo padece o ha padecido en algún momento y no es tan grave como pareciera, si se atiende bien y a tiempo. Los motivos pueden ser variados, desde una alimentación poco saludable y alta en grasas, hasta desórdenes hormonales o consumo de ciertos medicamentos.

La buena noticia es que la prevención y el alivio se pueden encontrar directamente en tu cocina, es decir, en la manera que te alimentas. Aquí hay una efectiva y sencilla lista de los mejores y peores alimentos si tu piel es propensa al acné:

De preferencia evita:

– Chocolates. En algunos estudios se ha encontrado un aumento de acné, particularmente en adultos propensos, relacionado al alto contenido de azúcar y de grasa de los chocolates, sobre todo a base de leche. En dichas investigaciones se halló que los adultos propensos a este padecimiento que consumieron 25 gramos de chocolate presentaron acné después de 2 semanas, en contraposición a los que no lo comieron.

– Aceites vegetales procesados. Los aceites vegetales procesados ​​de maíz, semilla de girasol y aceite de soya a menudo se relacionan con problemas de piel grasosa, por su alto contenido de omega 6, que en ciertas cantidades suele ser inflamatorio. Dado que el acné es en esencia una inflamación de la piel, estas grasas pueden favorecer su aparición.

– Carbohidratos refinados. El Índice Glucémico (IG) es la medida de cuánto un alimento incrementa el azúcar en la sangre y desencadena una respuesta a la insulina: cuanto mayor sea el recuento, mayor será el impacto. Los alimentos ricos en carbohidratos azucarados, es decir, refinados, estimulan la producción de hormonas que secretan el exceso de aceite de las glándulas. Si no quieres una aparición casi segura de granos, evita el pan blanco, las papas fritas, los pasteles y los postres.

 

– Leche entera. En un estudio realizado con 47 mil mujeres se encontró que el acné se asocia con el consumo de lácteos, especialmente con la leche, debido a las grasas y a veces a las hormonas que ésta contiene. Sin embargo, este tipo de investigaciones todavía están en fase de análisis, y la conclusión es apenas aproximada.

 

– Proteína en polvo. Si vas al gimnasio y acostumbras consumir licuados de proteína en polvo, será mejor que los evites para no llenarte de acné. Diversos estudios han demostrado un incremento en los brotes de acné en atletas que consumen suplementos de proteína a base de suero. La explicación es que los aminoácidos en el polvo de la proteína de suero estimulan los niveles naturales de insulina, lo que promueve la aparición del acné en adultos.

 

Para erradicarlo come:

– Semillas de calabaza. Las semillas de calabaza no sólo son ricas en vitamina E y buenas grasas, sino que también son una de las mejores fuentes de zinc y existe un vínculo entre los buenos niveles de zinc en la sangre y la gravedad del acné, pues las lesiones de acné disminuyen con este nutriente. Otras grandes fuentes de zinc son la carne de res, el pavo, la quinoa, las lentejas y los mariscos.

 

– Salmón. El omega 3 presente en el salmón puede contrarrestar los efectos del omega 6 mencionados arriba, y por lo tanto, la aparición de acné. Del mismo modo, el omega 3 ayuda a mejorar la salud mental, y dado que el acné y la depresión pueden ir de la mano, el salmón puede ser una solución útil.

 

– Fibra integral. Los granos integrales pueden ser la clave para una piel limpia. En una investigación se descubrió que los participantes que seguían una dieta de IG bajo tuvieron una disminución significativa de acné facial después de tan sólo 12 semanas. ¡Y en otro estudio se tuvieron resultados similares en sólo 1 mes! ¿No puedes consumir gluten? No hay problema. Las frutas, los vegetales, la quinoa y la avena son excelentes carbohidratos de bajo IG.

 

– Té verde. Los alimentos ricos en antioxidantes, como el té verde o los arándanos, combaten la inflamación cutánea y ayudan a limpiar el rostro. El té verde está lleno de antioxidantes polifenólicos, presentes en ungüentos tópicos contra el acné.

 

– Kale. El kale es rico en antioxidantes, vitamina A y vitamina E, y el acné aparece más a menudo cuando estas vitaminas son insuficientes en la dieta. Otras fuentes de vitamina A y E son las zanahorias, el camote, la calabaza, los pimientos, el melón, las acelgas, las hojas de mostaza y las espinacas.

 

Como te podrás dar cuenta, la alimentación balanceada no sólo ayuda a controlar este problema estético, sino que también favorece la prevención de muchísimas más enfermedades o trastornos que podrían poner en riesgo tu bienestar general. ¡Concientízate!

También podría gustarte Más del autor